miércoles, agosto 17

Porque el cambio es necesario

Lo explico: lo quería simple, sencillo y conciso. Tantas flores, tanto color y tanta buena onda me estaban haciendo poco menos que daños irreparables. Y no se reduce solo al blog, NO. Mi piel se ha tostado un poco a causa del intenso sol y eso que le falta una ida a las albercas antes de que termine el verano. Pelo rojizo + piel oscura no me cae, entonces supongo que volveré a mi antiguo y aburrido color de cabello casi negro.

Más novedades: la Facultad me trata bien. Eso sin mencionar el patético (PATÉTICO, lo he remarcado con mayúsculas) incidente con el último día de la tradicional novatada el viernes pasado y la reciente protección animal que eso ha desencadenado. No estoy en contra de los pobres animalitos pero esa historia me parece de lo más loca, exagerada y sin precedentes ni fundamentos válidos. Me jode mucho aunque no sea problema mío. Lo demás es demasiado lindo: asisto a dos, tres o cuatro clases diarias y antes de que mi madre despierte ya estoy en casa. Una delicia completa.


Y sí, tengo una mente retorcida que hace que imagine cosas para torturarme, para que me enoje con todo y acabe leyendo libros donde voy a odiar al autor por describir tan malditamente bien lo que siento.
 

No hay comentarios: