domingo, agosto 14

Tengo un amor como ninguno, un amor que nunca quiero perder. Un amor de esos que pocos somos los afortunados de haber encontrado. Único, con sus altas y bajas pero en fin siempre sincero y, a su manera, simplemente perfecto. Mi amor es mi motivación diaria, me invita a soportar el estrés escolar porque sé que a la tarde conversaremos y el fin de semana le miraré los ojos verdes. Mi amor me mantiene con los pies en el suelo. Es lo más.

No hay comentarios: