martes, septiembre 27

No había lugar para mis enfermizas depresiones,
ni para mis llantos descuajaringados.
No, con ellas todo era divertido.

No hay comentarios: