domingo, junio 24

A las tardes de domingo jamás les di cabida. O ellas no me la dieron a mí, no lo sé. Lo que sí sé es el por qué: tardes de domingo siempre significaron un final (la terminación del preciado fin de semana y la vuelta de los escapes fuera de la ciudad son claros ejemplos).

No hay comentarios: