sábado, junio 30

Delete. Eso sigue.

miércoles, junio 27

Los cuentos de hadas son historietas maléficas para los niños pequeños

"Cada vez que estoy hecha un lío espero que un hombre de pelo largo y finos modales llegue trotando a mi vida (a caballo, por supuesto, no trotando él literalmente). Luego me doy cuenta de que no quiero que un hombre llegue trotando a mi vida porque, para empezar, los hombres son quienes me han metido en este puñetero lío." 

domingo, junio 24

A las tardes de domingo jamás les di cabida. O ellas no me la dieron a mí, no lo sé. Lo que sí sé es el por qué: tardes de domingo siempre significaron un final (la terminación del preciado fin de semana y la vuelta de los escapes fuera de la ciudad son claros ejemplos).

sábado, junio 16

"Nota para mí misma:

- Bajo ninguna circunstancia te vuelvas a enamorar.
- Bajo ninguna circunstancia te fíes de otro ser humano.
- Compra Kleenex especiales con bálsamo protector de caléndula para que no acaben confundiéndote con la madre de Rudolph.
- Come.
- Sal de la cama.
- Y, por el amor de Dios, deja de llorar.”


Donde termina el arcoiris.

viernes, junio 15

¿De verdad ya pasó un mes entero?

Sinceridad absoluta de nuevo. La aprecio pero me oprime acá dentro. ContaminaMe oxida, me agota la batería entera. Estoy en ceros. ¿Primera impresión, dices? A primera impresión la historia era más parecida a la de las hadas que a la de los gnomos malévolos. A pesar de las últimas impresiones, mi memoria selectiva me regala lo bueno y deshecha todos los tropiezos. En mi burbuja de colores tornasol no hay imposibles ni malas decisiones: ahí existen las enseñanzas de experiencias hermosas y necesarias. Preferiría ser un error. Conocer, quitarme la espina del tal vez. Quiero, tanto quiero yo. Tanto que aturde, pero por fortuna ya no duele.

sábado, junio 9

Puede ser

.
No sé si quedan amigos ni si existe el amor
Si puedo contar contigo para hablar de dolor
Si existe alguien que escuche cuando alzo la voz
Y no sentirme solo

Puede ser que la vida me guíe hasta el sol
Puede ser que el mal domine tus horas o que toda tu risa le gane ese pulso al dolor
Puede ser que lo malo sea hoy

Naces y vives solo, naces y vives solo
Naces y vives solo hoy

Voy haciendo mis planes, voy sabiendo quién soy
Voy buscando mi parte, voy logrando el control
Van jugando contigo, van rompiendo tu amor
Van dejándote solo

Naces y vives solo, naces y vives solo
Naces y vives solo hoy

Algo puede mejorar, algo que pueda encontrar, algo que me dé ese aliento que me ayude a imaginar
Y yo lo quiero lograr, ya no quiero recordar
Y darle tiempo a este momento, que me ayude a superar
Que me dé tu sentimiento

jueves, junio 7


viernes, junio 1

30/05

Tres de la tarde con cinco minutos pasados y me doy cuenta de que soy la última paciente del día. Espero más de media hora sentada, aturdida, escuchando a un señor decirme diez veces que soy realmente guapa. "Estás muy bonita, ¿por qué estás aquí? No deberías...", me dice. "Bueno, un rostro lindo no resuelve los tormentos de hace años", respondo yo. Continúa intentando sacarme plática, el número de teléfono y vaya a saber que otras cosas hubiera intentado sacarme de no haber estado sentados afuera de aquel consultorio número 11. Ni me inmuto, tomo el móvil sin crédito e intento ignorarlo respondiendo únicamente con monosílabos. Faltan diez minutos para las 4pm y es mi turno de entrar. Advierto con rapidez: la doctora es alta y delgada, de tez morena, usa el cabello un poco más arriba de los hombros y tiene una cara un poco menos que preciosa. Le robo su tiempo y ella me escucha, se involucra, me hace sentir como si ése lugar fuera mi cafetería favorita y no el único consultorio del tipo del primer piso en aquél hospital universitario. No me apura. Continúa escuchando mis historias y participa activamente para no perderme los hilos. Acto seguido escribe las recetas (muchas gracias, démelas ya) y cuando lo cree conveniente, me da un apretón de manos y me despide en medio de palabras reconfortantes.


Me he enamorado de las ganas de querer re no var me.