domingo, enero 20

142 días

Te libero. Basta de dramas. Basta de cuidar a la nena malcriada que no supera su pasado. Basta de intentar descifrarme el acertijo, de resolverme el rompecabezas. Nos veo de afuera, amor: basta.

Tan grande ayer y tan falto de seriedad en el hoy. No existen mayores pruebas de inmadurez que la cobardía y el autosabotaje de constante disfrute. Las carencias corren por tus venas. Que ta que ti, que sí que no, que ayer era todo para ti y hoy nada soy. Me decepcioné. Dejé las balas dentro tuyo, no tengo nada que perder.

Sé que no te dará mucha bronca ni tanta pena. El orgullo te define, te estruja los sesos, Te posee completo, te hace mutar todas las células del cuerpo a fino y reluciente mármol. Y con la dureza del mármol, me abandonas, me reemplazas y me superas (todo en cuidadoso orden). No voy siquiera a pensarlo. Creo en no volver a creerte una sola de tus palabras.

No hay comentarios: