sábado, mayo 11

— Yo te di un 6.4, recuérdalo.
— Te odio...
— No me odies. Deja de pelear conmigo y seamos felices en estas vacaciones.
— Pero, ¿era en serio lo del 6.4?
— No, realmente no te vi bien. Después te digo.
— ¡Pues claro que no me viste bien, estabas toda ebria! Tú y tu cerveza y media no se llevaron bien.
— ¿Quién es el que agarra valor para hablar con las mujeres bebiendo Jimador?
— Hagamos de cuenta que no dije eso, ¿si? Y que nuestra amistad empezó porque somos compatibles y no a base de tequila.

No hay comentarios: