martes, julio 31

Apenas tengo fuerzas para levantarme a servir un cereal que no es para mi. Yo sin hambre, yo con sueño, yo sin ánimos, ¿cuándo va a parar? Lo tuve todo y la no comprensión me lo quitó. Me deshizo a pedacitos. Provoca más daño que el daño que yo ocasionalmente me hago a mi misma. Mucho más porque ese daño me abandona, no me deja aprendizajes, me envuelve, me tira y conspira. Es injusto. Mi daño desaparece pero ese, ¿cuándo? ¿Cuándo le recupero igual? La duda me oprime dentro y el positivismo está de más en esta ocasión. No hay esperanzas, no quedan posibilidades. De nuevo, injusto. Y me rodean los seres cantores que felices cruzan la puerta de mi habitación. Ruego porque se vayan pero mi esfuerzo resulta inútil, de nuevo comprobando lo inerte de mi naturaleza. Presa de la cama ansío, deseo, suplico, quiero, me quemo de cariño.

domingo, julio 29

Nadie como tú

"Nadie como tú para hacerme reír,
nadie como tu sabe tanto de mí.
Nadie como tú es capaz de compartir mis penas,
mi tristeza, mis ganas de vivir.
Tienes ese don de dar tranquilidad,
de saber escuchar, de envolverme en paz.
Tienes la virtud de hacerme olvidar el miedo
que me da mirar la oscuridad.
Solamente tú lo puedes entender
y solamente tú te lo podrás creer.
En silencio y sin cruzar una palabra,
solamente una mirada es suficiente para hablar.
Momentos congelados en recuedos que jamás se olvidarán.
Nadie como tu me da su protección,
me ayuda a caminar, me aparta del dolor.
Tienes ese don de dar tranquilidad..."

LODVG